Nuestro pan diario: El tamborilero

Nuestro pan diario: El tamborilero

130
Compartir

El tamborilero

Leer: Lucas 21:1-4 

… de su pobreza echó todo el sustento que tenía (v. 4).

El tamborilero es una canción popular de Navidad escrita en 1941. Originariamente, se conoció como Villancico del tambor, y se basa en una tradicional canción navideña checa. Aunque los relatos de Mateo 1–2 y Lucas 2 no hacen referencia a ningún niño que toque el tambor, la esencia de la letra alude directamente al significado de adorar. Habla de un mago que invita a un muchacho a la escena del nacimiento de Cristo; pero, a diferencia de los otros magos, como el chico no lleva ningún regalo, le da lo que tiene. Entonces, toca su tambor, mientras dice: «Interpreté para Él mejor que nunca».
Esto evoca la clase de adoración que describió Jesús al referirse a la viuda y sus dos monedas: «En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos. Porque todos aquéllos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; mas ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía» (Lucas 21:3-4).
Lo único que tenía el chico del tambor era su instrumento, y la viuda, sus dos monedas, pero el Dios a quien adoraban era digno de recibir todo lo que tenían. El Señor es digno de todo lo nuestro también, ya que Él dio todo por nosotros.

Lo poco que tienes es mucho cuando entregas todo.

Señor, aquí estoy a tus pies para consagrar a ti todo lo que soy, lo que tengo y lo que espero ser: mi vida entera.